El lunar es un tumor de piel que se forma por la agrupación de células pigmentadas.

Las personas adultas pueden tener entre 10-50 lunares principalmente en zonas expuestas al sol, raramente en el cuero cabelludo.

Pueden estar presentes desde el nacimiento, habitualmente aparecen durante la niñez y se pueden formar en cualquier momento durante el transcurso de la vida.

Su tamaño es variable, no mayor a 5mm, de forma redonda u ovalados, son lisos y de borde definido, pueden ser planos o elevados, vellosos.

La mayoría de los lunares o venus no son peligrosos, pero muchos son inestéticos y otras veces motivo de orgullo.

El mejor procedimiento es la resección con láser de CO2, sin quedar cicatriz residual o prácticamente imperceptibles.