El envejecimiento facial produce cambios en los tercios medio e inferior de la cara. Una de las causas de estos cambios es el descendimiento y la redistribución de la grasa. Este desplazamiento graso deforma el rostro y es el responsable de los siguientes signos de la edad:

  • Papada o doble mentón
  • Líneas de marioneta
  • Surco nasolabial
  • Descolgamiento facial (mejillas)
  • Flacidez facial

En la juventud, la grasa subcutánea facial que se encuentra bajo la dermis presenta una distribución uniforme en toda la cara. Sin embargo, el paso de los años produce el adelgazamiento del tejido graso y su desplazamiento a nivel submentoniano. Éste es el motivo por el que se marca el surco nasogeniano y por el que aparece la papada, que en la mayoría de los casos presenta piel flácida, más que un gran volumen de grasa.

Laserlipólisis o Lipoláser es una técnica mínimamente invasiva asistida por láser, eficaz para eliminar la grasa descendida y contraer la piel. Consigue eliminar la papada, definir y tensar el cuello, el mentón y las mejillas, en una sola sesión y sin ingreso hospitalario.

En qué consiste Laserlipólisis

Laserlipólisis es un procedimiento asistido por láser para eliminar la grasa localizada y tensar la piel en una sola sesión.

La energía del láser se transmite a través de una cánula muy fina y flexible que cuenta con una fibra óptica en el extremo. Esta fibra óptica conduce la luz del láser hasta el tejido graso, derrite la grasa y produce un calentamiento de los tejidos que retrae la piel.

La contracción de la piel es fundamental a la hora de eliminar la papada. En la mayoría de los casos, el paciente no necesita la eliminación de un gran volumen de grasa, sino invertir la curva de la piel sobrante en el cuello.

Las principales ventajas de esta técnica son:

  • Seguridad y precisión. La cánula fina y dúctil permite al cirujano realizar movimientos más seguros y precisos mientras se elimina la grasa.
  • Contracción de la piel. El láser produce la regeneración de las fibras de colágeno y elastina. Esto favorece que la piel se adapte perfectamente al nuevo contorno sin grasa, evitando la flacidez.
  • Procedimiento poco traumático. Laserlipólisis no rompe ni desgarra la grasa, sino que la derrite.
  • Efecto coagulante. El láser coagula los vasos sanguíneos pequeños mientras se realiza la técnica, por lo que se reduce el sangrado y los hematomas.
  • Técnica ambulatoria bajo anestesia local. El paciente está despierto durante todo el procedimiento. No requiere ingreso hospitalario. Transcurrida 1 hora del tratamiento, el paciente puede regresar a su domicilio y retomar su actividad habitual en 48 horas.
  • Recuperación más rápida y confortable. Al reducirse la hemorragia y los hematomas, disminuye también la inflamación, por lo que se reduce el tiempo del postoperatorio.